Mark Olson : El vuelo en solitario de un Jayhawk

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

MARK OLSON : EL VUELO EN SOLITARIO DE UN JAYHAWK

Mark Olson, miembro fundado de los Jayhawks vuelve a nuestro país en solitario para una gira que recalará en el Nébula y servirá de presentación de su último trabajo Spokesman of the Bright Sun. Es la segunda gira en solitario desde que abandonara al grupo para centrarse en su propio sonido.


Nacido en Minneapolis, Olson formó parte de  The Jayhawks y junto a ellos escribió algunas de las mejores canciones del alt-country de los 90 y los 2000. La dupla que formó con Gary Louris es la de unos Lennon y McCartney del género americana  con canciones que mezclaban la pegada rock con las armonías vocales que recordaban a Gram Parsons y Emmylou Harris o a duos como los Everly Brothers.

Aún así ellos mismos rechazaban ese tipo de etiquetado fácil  yendo un poco más allá. En  una época dominada por las guitarras del grunge y derivados, sus canciones con alma country y sensibilidad pop supusieron un haz de luz entre tanta maraña guitarrera. Juntos consiguieron alcanzar un relativo impacto comercial sin perder su aureola de grupo de culto.

Para el recuerdo y con su presencia quedan discos redondos de principio a fin como Tomorrow the Green Grass o Hollywood Town Hall.

EL RETIRO AL DESIERTO

A mediados de los 90 Olson abandonó a los Jayhawks para retirarse al desierto de Joshua Tree  en búsqueda de un sonido más puro que lo entroncara con las raíces de la música tradicional americana. Allí junto a su mujer y musa Victoria Williams formó Mark Olson & The Creepdickers , conjunto que realizó varias grabaciones y una gira europea que casi acaba en bancarrota en una aventura que tenía más de capricho en clave familia country de retirada bucólica que buenos frutos en materia artística.

Trás este periplo y un divorcio mediante, varias son las incursiones en solitario con resultados dispares. Su mejor producción fuera de los Jayhawks podría ser Salvation Blues, un disco con  empaque que le hacía recobrar la inspiración y calidez al nivel de la banda que le vio crecer.

También reseñable es el disco junto a Gary Louris «Before the Flood» . En este reencuentro demostraron que si las armonías y acordes estaban en su sitio, no iba a ser necesario mayor acompañamiento que el de la voz y canciones como «Life’s warm sheets» o «Doves & Stones» son el mejor ejemplo de esto.

EL OPTIMISMO DE LA ÚLTIMA ETAPA

Del último Olson en solitario sabemos que no queda rastro de ese que acompañó hasta el desierto a Victoria Williams si no que va siguiendo su propio camino, escribiendo canciones con una máquina de escribir antigua y sintiéndose cómodo en conciertos de pequeño formato volviendo a sus orígenes.

De esta vuelta a las raíces tiene parte de culpa su mujer la noruega Ingunn Ringvold , un regreso en todos los sentidos ya que Olson tiene antepasados noruegos y para él esta unión «ha sido como volver a casa después de un largo viaje». Una relación sentimental que se plasma en la vitalidad que vierte en muchos de sus temas en un trabajo que podría ser una coautoría debido al protagonismo que la voz femenina tiene en muchos de las pistas.

Lo que Mark despliega en esta última etapa son  canciones de mecedora y brizna entre los dientes y aunque no esté a la altura de los himnos del The Jayhawks , siempre es un placer disfrutar de todo un creador de bonitas canciones en la pequeña distancia .

Ya si caen temas de los discos de su banda madre como Two Angels o Sister Cry puede ser todo un lujo al alcance de pocos.

 

Mark Olson estará tocando este miércoles 27 a las 21:00 en el Nébula Bar

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *